El Murmullo de las Abejas

Recuerdo que leí esta novela de Sofía Segovia el año pasado, gracias al club de libro en el que estoy. Me encantó su narración mágica, fluida y dulce. Ya que “El murmullo de las abejas huele a lavanda, a ropa hervida con jabón blanco, a naranjas y miel: una historia impredecible de amor y de entrega por una familia, por la vida, por la tierra y por un hermano al que se ha esperado siempre, pero también, la de una traición que puede acabarlo todo.”

686

Esta novela me transportó a mi infancia, porque yo, al igual que los personajes, crecí en una hacienda mexicana del siglo XIX. En donde por la mañana me despertaban los “murmullos” de los pájaros, caballos, borregos y gallos, así como por las noches, me arrullaba con el viento de los árboles, el cantar de los insectos y de las lechuzas. Evocaciones de olor a campo,  de frutos, a antiguo, a café con leche y pan dulce; recuerdos a los que la narración de la autora me transportaron y de seguro te transportarán, aunque no los hayas vivido, te harán recrearlos en tu corazón. Novela, situada en la hacienda La Amistad, y ambientada en el año de 1910 en Linares, México. La reforma agraria está presente como de fondo, y la trama principal gira en torno a una familia: los Morales.

panal de abejas

Sofía Segovia hace uso del realismo mágico en varios momentos de la novela y es lo que hace que ésta sea evocadora y nostálgica. Es un realismo mágico distinto al de Juan Rulfo, aunque puede llegar a recordarnos a Isabel Allende o a Gabriel García Márquez. El personaje principal llamado Simonopio, no habla, pero escucha lo que los demás no pueden oír, él, tiene una manera muy particular de comunicarse, principalmente con las abejas, que son sus aliadas. La narración gira en torno a dos voces, una tercera persona que guía la trama, y la voz del hijo menor de los Morales, que enlaza el presente con el pasado, evocando sus recuerdos.

Simonopio llegó a la familia Morales una mañana de octubre, gracias a la nana Reja. Ella después de años de haber sido nodriza de la familia, por su avanzada edad, se la vivía en una mecedora. Sin embargo una mañana desapareció, para ser encontrada tirada en el campo, con dos bultos en los brazos: uno era un panal de abejas y otro era Simonopio, que para susto de los peones había nacido con labio leporino.

naranjas y abejas

La familia Morales, formada por Francisco y Beatriz, sus hijas y el hijo menor, adoptan a Simonopio, sin saber que sus vidas cambiará para siempre. Ya que Simonopio es un niño “mágico” por así decirlo, que se la vive rodeado de naranjas y abejas. Todos llegan a acostumbrarse a la dulce visita de sus amigas, que llegarán a salvarlos de algunas tragedias, y vivirán juntos diferentes situaciones de la vida. Ésta trama es la que te motivará a terminar el libro y querer seguir leyendo más sobre abejas y miel.

Porque el murmullo de las abejas es real para Simonopio y las abejas le susurran secretos que sólo él puede entender. Una historia que recomiendo ampliamente, ya que es una lectura fácil de llevar, y que te deja con olores puros de campo, así como de lugares repletos de sueños e historias.

sofia segovia

INFIEL

Autora: Ayaan Hirsi Ali

Este libro llegó a mis manos como un regalo de mi papá, diciéndome que la mayor lección de vida la puedo aprender a través de los libros y de éste libro en especial, que es la autobiografía de una mujer que luchó por su derechos. Mi papá siempre me ha motivado a hacer realidad mis sueños, a seguir mi corazón, a estudiar filosofía, a leer, a viajar y sobre todo a aprender de mis errores; al igual que mi mamá, mi mayor porrista, amiga,  apoyo y amor incondicional.

Si lo comparamos con  el padre y la madre de Ayaan la autora de este libro, nos encontramos con un mundo totalmente diferente. Ella tuvo una familia fruto de la sociedad musulmana. Era obligada a rezar por la muerte de los judíos y los ateos, a hacer tareas domésticas so castigo de palizas interminables, al matrimonio sin consentimiento y por obligación, así como a la obediencia sin razón y a la enseñanza que la mujer solo viene a este mundo a traer hijos. Ayaan explica: “[…] el islam era como una jaula mental. Primero, cuando abres la puertecilla, el pájaro enjaulado permanece dentro: tiene miedo. Ha interiorizado su cautiverio. El pájaro necesita tiempo para mentalizarse y escapar, por mucho que alguien haya abierto la puertecilla de la jaula.” (Ayaan Hirsi Ali, Infiel, Debolsillo, México, 2009, p.366)

El libro que es la historia de vida de Ayaan, se encuentra dividido en dos partes: “Mi infancia” y “Mi libertad”. La primera parte es una narración sobre su nacimiento en Somalia, sus primeros años de vida hasta su juventud en Arabia Saudí, Etiopía y Kenia. Son sus recuerdos personales, su relación con su familia y  clan, así como, su crianza bajo el islam y la sumisión total en la era forzada a vivir. La segunda parte es cuando logra escapar, gracias a su valentía y al siempre preguntarse sobre todo lo que le enseñaban y no aceptarlo como palabra absoluta. Quedando como refugiada en Holanda, donde su mundo se abre por completo y tiene la oportunidad de ser “libre” de decir lo que piensa, de estudiar Ciencias Políticas e incluso de formar parte de la política.

Por buscar su libertad, tuvo que renunciar a su familia y se convirtió en enemiga del islam y por lo tanto su vida está en peligro. Ella escribe “Vine a Europa en 1992, cuando tenía veintidós años, y fui elegida diputada al Parlamento holandés. Hice una película con Theo (Van Gogh) y ahora convivo con guardaespaldas y circulo en coches blindados. […]”(Ayaan Hirsi Ali, Infiel, Debolsillo, México, 2009, p.12-13). Finalmente debido al asesinato de Theo Van Gogh y problemas con su ciudadanía holandesa, Ayaan terminó trasladándose a Estados Unidos.

Infiel, un libro que tocó hasta la fibra más profunda de mí ser. Nos enseña que nada es imposible, si se tiene voluntad y corazón se pueden lograr todos los sueños. Me dejó que aún hay mucho por avanzar en este mundo y que la fe ciega nos lleva a la destrucción, así como, la igualdad y los derechos en muchos países, es un privilegio más que una obligación.