Viaja hasta San Petersburgo a través de La Casa del Propósito Especial

¿A quién no le ha intrigado la historia de los Romanov? ¿Quién se pregunta qué pasó con Anastasia o cuáles fueron sus últimos pensamientos? ¿Sueñas con viajar al Palacio de Invierno en San Petersburgo y conocer sus más grandes secretos?

Después del éxito de El niño con el pijama de rayas, John Boyne voltea a otro mundo que a más de alguno le ha intrigado, una  época en la que los zares aún eran divinizados por muchos y odiados por más.  A través de la pluma de John Boyne  nos sumergiremos a la época final de los Romanov, pero no con la historia trillada y conocida por todos.

mujeres romanovAl igual que con El niño con el pijama de rayas, que nos hablaba del holocausto desde una perspectiva fresca, en La casa del propósito especial también encontrarán la misma receta: desde el comienzo de sus primeras páginas no podrás dejar de leerlo y querrás llegar a su final.

Un poco de la trama

La historia es narrada por un único personaje, llamado Georgi Danilovich Yáchmenev, pero con dos voces…es decir en dos etapas diferentes de su vida: cuando era un joven de 16 años y en su edad más madura. Todo comienza cuando en un sanatorio de Londres Georgi Danilovich acompaña en los últimos momentos de vida a su esposa Zoya, a quien tanto ama y con quien vivió grandes pérdidas, exilio, guerras y momentos de angustia, pero también de paz y amor infinito. Ya en la etapa madura Gerogi rememora su vida en la Rusia de los Romanov, y de su exilio en París y Londres.

interior del palacio

Ese mismo Georgi también fue un joven y pobre campesino, habitante de un apartado y mísero pueblo de Rusia en donde el hambre era el pan de cada día; un pueblo en donde aún creían que el zar era una encarnación divina y poseía todas las tierras de Rusia. Pero un suceso da un giro de 360 grados a su vida, al salvar de una bala a un alto comandante del ejército Ruso, sin ser esa su intención principal.

familia romanovComo agradecimiento Georgi Danilovich es enviado a San Petersburgo con la única misión de proteger e incluso dar la vida por Alexis Romanov, el único hijo varón del zar Nicolás II. Siendo esta la primera vez que sale de su pueblo y recorre Rusia hasta llegar a un mundo desconocido y fascinante, un mundo en el que la vida en San Petersburgo parecía estar protegida por una esfera de cristal y en el que el Palacio de Invierno era el lugar más hermoso, en donde los Romanov llevaban una vida placida y feliz. Un mundo que bien sabemos termino quebrándose para no volver a ser el mismo nunca más.

fachada de hermitageAhí en el Palacio de Invierno pudo escuchar los momentos íntimos de la familia imperial, pudo ver el lado paternal del zar Nicolás II y la dureza de la zarina Alejandra, así como su devoción a Rasputín, un hombre odiado por muchos. Se enamoró perdidamente de alguien en quien tenía prohibido siquiera a soñar, con quien caminó de la mano bajo las noches blancas por los puentes de San Petersburgo y deseó que aquello nunca tuviera fin.

revolucion bolcheviqueTambién pudo ver los momentos finales de la dinastía Romanov con la llegada de la revolución bolchevique en 1917 y vivir momentos cruciales antes del fin de todo. Un maduro Georgi comprende que la historia siempre termina imponiéndose y que  su vida de nuevo estaba por tomar un curso inesperado, pero el amor a su esposa y nieto hacen que todo tenga sentido.

Hablemos de John Boyne

john boyneJohn Boyne es un autor irlandés, nacido en Dublín en 1971 y donde radica hasta la actualidad. Estudio en el Trinity College de Dublín y en la universidad inglesa de East Anglia. Debuto como novelista en al año 2000 con El ladrón de tiempo, pero no fue hasta el 2006 que alcanzó fama mundial, y pudo dedicarse de tiempo completo a la escritura, gracias al éxito obtenido con  El niño con el pijama de rayas, traducido a casi 40 idiomas.

Es un escritor que se deja llevar por la historia y reconoce que sus amigos lo llegan a llamar anticuado y que no se avergüenza de eso, sino que se siente orgulloso. Para escribir la novela de la que estamos hablando, Boyne realizó un viaje hasta las entrañas de Rusia, a San Petersburgo y ahí escribió la novela; se sentaba en los lugares que aparecen descritos en la trama y bebía de ellos…disfrutaba de estar en el Palacio de Invierno, en la biblioteca del zar y de los demás escenarios, lugares silenciosos y cargados de memorias.

En una entrevista a El País dice que:

“Miraba alrededor y trataba de atrapar los fantasmas en el escenario real, en el palacio Yusupov, donde tiraron a Rasputín al río, en los puentes, las fuentes, los canales. Sentía que podía oler la presencia de la gente que describía. Estos lugares emanan una tragedia, no son como Buckingham Palace. Llevan una sombra muy dramática dentro. Me gustó tanto, que creo que en el futuro podría escribir otro libro sobre Rusia. No me ha pasado con ningún otro.”

Reflexiones y comentarios culturales

Leer La casa del propósito especial fue todo un deleite, primero porque puedo leer más de una época que me apasiona y me causa una gran nostalgia. Leerlo fue como levantar un velo y poder atisbar en las vidas privadas de personajes que escribieron la historia. Una novela impresionantemente bella, que te hace querer estar caminando en los pasillos de los palacios.

Huevos de Fabergé

Cuando Georgi (nuestro personaje) conoce a Nicolás II, su impresión es enorme y más cuando el zar le enseña su posesión más predilecta: un huevo de Fabergé…

huevo carroza ¿Qué es un huevo de Fabergé? Los huevos de Fabergé fueron joyas creadas por Carl Fabergé (en total 69), que año con año hizo para las fiestas de Pascua como pedido de la familia imperial rusa.  Los huevos eran únicos y dentro contenían una sorpresa que se develaba hasta que el huevo era recibido por la familia.

huevo caballo

y para leer esta novela les recomiendo escuchar el “Segundo Vals” de Dmitri Shostakovich, aquí les dejo el link: https://www.youtube.com/watch?v=cEk-0BBbUmw

vals

Advertisements

Yo, La Peor

Comentarios iniciales

Sor Juana Inés es mi autora adoptada para el  proyecto: Adopta una Autora. Gracias a mi participación he podido redescubrir a ésta gran mujer, su poesía y obra. Este libro,  ya lo había leído hace algunos años y lo he releído para la presente entrada.

Mi más grande pasión aparte de la filosofía y la literatura, es la historia. En esta novela encontrarán todos estos elementos en conjunción, porque es una novela que te traslada a un México novohispano, es decir a la época del Virreinato de la Nueva España, en donde aún las castas y las clases sociales eran muy marcadas, así como las costumbres y vidas de los habitantes.

virreinato

Desde el inicio de la lectura, encontrarás una narración ligera que te atrapará y sumergirá en un mundo naciente y con sus limitantes. También en un mundo de cocina, libros y sobre todo en la vida de mujeres fuertes y con ansias de superación.  Una novela recomendada, sobre todo si quieres adentrarte en la vida de una de las más grandes escritoras del Siglo de Oro.

Datos de la época y de Sor Juana Inés de la Cruz

Novela situada en el siglo XVII. Está basada en la vida y obra de Sor Juana, mujer novohispana, religiosa y escritora y poetisa. De joven su más grande sueño, era entrar a estudiar en la universidad, cosa prohibida por su época, en donde la mujer era considerada de poca capacidad intelectual y su lugar pertenecía al hogar. Es así como iremos descubriendo ese mundo en el que vivió, primero una niña y joven Juana Inés, y después, una religiosa Sor Juana.

Hablemos de la trama

La novela está dividida en tres partes.  Mi parte favorita es la primera, porque nos encontramos con una Sor Juana niña, viviendo en Nepantla y en la hacienda Panoayan, en Amecameca. Creció con sus abuelos españoles Don Pedro y Beatriz, su madre Isabel Ramírez,  y sus hermanas María y Josefa. Don Pedro representó la figura paterna, debido a la ausencia del padre de Juana, ya que su madre y su padre nunca se unieron en matrimonio.

hacienda panoya

Gracias a la biblioteca del abuelo, la niña Juana Inés, desarrolló un gran gusto por la lectura, aprendiendo desde muy temprana edad (se dice que a los 3 años) a leer y escribir. Tal era su ansia por conocimiento que acompañaba a su hermana Josefa a clases con su maestra Refugio, que finalmente aceptaría que entrara a clases aunque fuera tan pequeña.

Gracias a Refugio su maestra, logró seguir estudiando e incluso a la edad de 7 años ganó un concurso escribiendo una loa al Santísimo Sacramento “rimada impecablemente, escrita con caligrafía minuciosa, mezclados el náhuatl y el español, que hablaba de los indios de la tierra, de novillos y de una abuela española, […]” (p.59).

La niñez de Juana Inés huele a rocío, a bruma, a campo, a libros, a caldo de conejo, preparado en los fogones de leña de la hacienda de Panoayan. Una niñez cálida y llena de aventuras y descubrimientos.

HACIENDA-PANOYA

La segunda parte de la novela, habla sobre la juventud de Juana Inés, cuando se va a vivir con sus tíos Juan y María Mata a la capital (Ciudad de México). Ahí descubre que puede seguir estudiando y cultivarse cada vez más. Llega a impresionar a todos los que la conocen, incluso su tío Juan la hace su favorita y la introduce a la corte de los virreyes. La virreina Leonor Carreto, se queda deslumbrada por su inteligencia y Juana Inés, es invitada a vivir en la corte.

La vida en la corte está llena de intrigas, y en la narración de la historia iremos conociendo la vida de más personajes, no sólo de la maestra Refugio y su doble viudez, así como la de sus hermanas y  familiares. Sino de los virreyes, las damas de compañía, entre ellas la joven Bernarda y su amorío con Juan Mata, el tío de Juana, así como la tristeza de María Mata, también la vida de las esclavas y sirvientes del palacio y de las casas señoriales.

juana_ines_15 años

En este mundo Juana Inés se sentirá sola y angustiada por querer seguir estudiando y no ser atrapada por lo que demanda la sociedad. Decide retirarse a la vida religiosa, primero intenta estar en el convento de las Carmelitas, donde la austeridad la hacen regresar a palacio para finalmente unirse a la Orden de San Jerónimo.

La tercera parte se desarrolla dentro de la vida religiosa, nos encontramos con la ahora Sor Juana Inés de la Cruz. Que después del fallecimiento de la virreina Leonor, conoce y desarrolla una estrecha relación con la virreina María Luisa Manrique. Ya que en la Orden, más que desempeñar las funciones de una religiosa, se dedicó la mayor parte al cultivo de su mente y espíritu, escribiendo como su maestra Refugio siempre le dijo, y estudiando a los grandes pensadores. Gracias a la virreina varias de sus obras pudieron ser publicadas, aunque después recibió críticas y reclamos por parte de “los lobos” como ella los llamaba, es decir de su confesor y de varios prelados de la iglesia, donde la pedían que dejara el estudio y se dedicara a la vida religiosa.

sor juana con pluma

Yo, la peor

Entre las líneas encontramos el espíritu de Sor Juana y su lucha por seguir escribiendo y aprendiendo, su mayor anhelo en la vida. Representa para mí un mundo no sólo de mujeres fuertes, sino de mujeres que a pesar de las dificultades y avatares a los que se enfrentaron, lograron salir adelante. Ser la peor de todas, representa un alago al romper con los cánones impuestos por la sociedad de la época. Ser una mujer como Sor Juna, dice la autora Mónica Lavin, es ser una mujer  “fuerte, talentosa, arriesgada y astuta”.

Sobre  la autora

Mónica Lavín  es una escritora y periodista mexicana, con una gran trayectoria en el ámbito  literario. Ha escrito y publicado diversos cuentos, libros de ensayos y novelas. Sin embargo, la novela que la hizo recibir mayor reconocimiento tanto del público como de la academia fue “Yo, la peor”, ganando en 2009  gracias a esta, su primera novela histórica,  el Premio Iberoamericano de Novela Elena Poniatowska.

monica lavin

«Confieso que no ha sido fácil. Que aproximarme a sor Juana, a su vida, a su tiempo, a su deseo de saber por encima de todo e intentar darle vida, me pareció un atrevimiento. Pero el atrevimiento ha valido la pena. Me acerqué temerosa al cementerio de las luminarias mexicanas; mi quimera era rozar lo inalcanzable. Me quería meter detrás de los ojos de Juana Inés, en su piel, en sus oídos, escuchar su respiración». MÓNICA LAVÍN