En el País de la Nube Blanca

Es la primera parte de una trilogía realizada por la escritora alemana Sarah Lark. Una saga familiar situada en Nueva Zelanda, en el siglo XIX, durante la colonización Británica a las islas de los maoríes. Era un país habitado por pueblos Maoríes antes de la llegada de los europeos. Nueva Zelanda en maorí significa “tierra de la gran nube blanca”, de ahí el título de la novela. Una historia de más de 700 páginas, que se te harán pocas, debido a que la trama te sumerge en un nuevo mundo y la narración es fluida.

Milford-Sound-Nueva-Zelanda-Magica

Primeras impresiones

Es una novela que me encantó principalmente porque tiene fundamentos históricos, en el sentido de la descripción del país, la situación política y social, así como la ambientación. Descubrimos un país rico en cultura, tradiciones, historia, naturaleza y paisajes. Lo que hace interesante a una escritora es su documentación y conocimiento previo sobre lo que va a escribir, objetivo que Sarah Lark logró exitosamente. Es así, que por medio de su narración, llegas a vislumbrar  vívidas imágenes de la magia que hay en este país.  

Un poco de la trama

La novela comienza en Inglaterra, en donde viven dos mujeres, que son las protagonistas, ambas  llevan vidas muy distintas. Una es Gwyneira Silkham, hija privilegiada de una familia de ganaderos de Gales, sin embargo, tienen poca dote para lograr un matrimonio beneficioso, aunado a que es una mujer rebelde para su época. Su mayor pasión es montar a caballo y el cuidado de los animales. Su vida cambia con la llegada de Gerald Warden, barón de la lana de Nueva Zelanda. Él pide la mano de Gwyneira para desposarla con su hijo Lucas. Gwyneira ante la posibilidad de una nueva vida llena de aventuras acepta.

Por otra parte tenemos a Helen Davenport, una educada y conservadora institutriz, hija de un modesto párroco. Helen con pocas oportunidades para el matrimonio por su humilde cuna, responde a un anuncio de una hoja parroquial y se compromete con Howard O´Keefe un agricultor. Es así como su destino es embarcarse a Nueva Zelanda, para cumplir su sueño de formar una familia.

destacado-en-el-pais-de-la

Ambas mujeres sin conocer a sus futuros maridos, terminan conociéndose en el Dublín, un barco con rumbo al otro mundo. En el camino forjan una amistad, que en tierra logran mantener, a pesar de las sorpresas y avatares que se les presentan. Sus vidas se ven enlazadas por una historia de conflictos familiares y viejos odios; en donde entran nuevos personajes como los esposos, amores, amigos, vecinos, ganaderos y peones.

Conoceremos su llegada a Nueva Zelanda, así como sus primeras impresiones de este hermoso país, sus relaciones con los habitantes y sus sueños. Ellas van en busca de amor, pero  descubrirán que la vida no es fácil, ya que da muchas vueltas. La novela narra la vida de ambas, a lo largo de varios años, y ésta historia es la que te mantendrá al vilo, ya que, viven una serie de aventuras, tragedias, decepciones, amores y desamores.

Reflexiones finales

Ahora bien, me gustó  que la trama no se queda incompleta para dar lugar a la segunda parte, sino que, tiene una conclusión y será tu elección si decides leer los siguientes tomos que son “La Canción de los Maoríes” y “El Grito de la Tierra”. Yo en lo personal no lo he hecho, aunque ya están en mi lista de las próximas lecturas, porque quiero saber más de la vida de estas familiar y de las nuevas generaciones. Una lectura amena, entretenida y emocionante, espero que puedan disfrutar de ella tanto como yo.

sarah lark Sarah Lark

El Azul entre el Cielo y el Agua

Reflexiones

Éste libro me encontró a mí, porque desde el primer momento que lo vi su título me atrapó, al igual que su sinopsis. En el pasado he leído sobre el oriente, pero casi nada sobre el conflicto de los palestinos y la franja de Gaza, sólo lo que leo de noticias he historia. He aquí una novela que te transporta a un mundo distante, pero a la vez tan cercano por los sentimientos que logra transmitirte, como el amor, la familia, la lealtad y la magia. Una apasionante historia que te llevará a vivir desde conflictos políticos y religiosos, hasta el amor y la magia en una simple familia.

Sobre la autora Susan Abulhawa

Me parece interesante que hablemos brevemente sobre ella, ya que como uno de los personajes de esta novela, Susan también nació en una familia de refugiados palestinos, por el conflicto de 1967. A la edad de 5 años fue enviada a Estados Unidos a vivir con un tío y terminó viviendo con varias familias palestinas, de acogida y en orfanatos. Logró estudiar biología y neurociencia, para terminar en el periodismo y escribiendo novelas. Fundó “Playgrounds for Palestine” una ONG que  construye zonas de juego a los niños palestinos, en campos de refugiados.

susan-abulhawa

Entendiendo la experiencia de vida de Susan Abulhawa, podemos llegar a imaginar cómo se inspiró para poder escribir la novela de la que estamos hablando el día de hoy. Es verdad que la vida nos marca a cada uno, y cuando se escribe también se escribe sobre las experiencias de vida. Directa o indirectamente el pasado se asoma y es como si fuera una autobiografía, una historia basada en hechos y vivencias personales, o pensamientos e ideas propias, así vemos que la vida no pasa en vano, sino que deja una profunda huella en todos.

Un poco de la trama

La historia gira entorno de la familia Barka entre los años de 1947 hasta el presente.   La familia vivía en un pueblo en Palestina, llamado Beit Daras. Estaba formada por la matriarca llamada Um Mamdouh, la cual criaba a sus hijos sola a falta de un esposo. Era conocida como “la loca del pueblo”, porque podía hablar con seres invisibles, sin embargo acabó ganándose el respeto de su gente. Tenía dos hijas y un hijo: la pequeña era Miriam, también con dones especiales y hablaba con un amigo imaginario llamado Khaled, quién le enseñó a leer y escribir junto al río. Otra hermana, era Nasmiyeh quien se casó y posteriormente formó una familia. Al igual que el hermano mayor llamado Mamdouh.

La vida apacible que llevaban en Beit Daras se vio interrumpida por un ataque de las tropas sionistas, y se vieron obligados a huir a la frontera de Gaza como refugiados- En el camino viven situaciones de riesgo, entre ellas Miriam se queda en el camino y su hermana Nasmiyeh regresa por ella, pero no logra evitar una tragedia que los marcará para siempre.

Es así como la familia termina viviendo en la frontera de Gaza. Nasmiyeh se casa y forma una familia, entre ellas está su nieto Khaled, el cual queda sumido en un sueño profundo, esto provocado por un ataque israelí. Khaled en sueños visita a su tía abuela Miriam, se reúnen cada día en la orilla del río de Beit Daras, en donde le enseña a leer y escribir.

_mar-azul

Por otro lado, el hijo mayor Mamdouh se va a Egipto a trabajar como apicultor y se casa con Yasmine. Ambos, posteriormente se van a vivir a Estados Unidos y tienen un hijo, el cual les da una nieta llamada Nur. Ella crece sin su padre, porque él fallece en un trágico accidente,  y sin el amor de su madre. El único que le habla de sus orígenes y la ama incondicionalmente es su abuelo Mamdouh, quien sueña con llevarla de regreso a Gaza. Sin embargo, Nur pasa por distintas pérdidas entre ellas la de su abuelo y así,  ese destino se cumple hasta que Nur es adulta.  El destino la lleva a trabajar como voluntaria en la frontera de Gaza y a reencontrarse con sus raíces y su familia.

Una novela que recomiendo leer con una mente y un corazón abiertos, porque la magia a y la tragedia tocarán cada palabra que leas.

 

El Murmullo de las Abejas

Recuerdo que leí esta novela de Sofía Segovia el año pasado, gracias al club de libro en el que estoy. Me encantó su narración mágica, fluida y dulce. Ya que “El murmullo de las abejas huele a lavanda, a ropa hervida con jabón blanco, a naranjas y miel: una historia impredecible de amor y de entrega por una familia, por la vida, por la tierra y por un hermano al que se ha esperado siempre, pero también, la de una traición que puede acabarlo todo.”

686

Esta novela me transportó a mi infancia, porque yo, al igual que los personajes, crecí en una hacienda mexicana del siglo XIX. En donde por la mañana me despertaban los “murmullos” de los pájaros, caballos, borregos y gallos, así como por las noches, me arrullaba con el viento de los árboles, el cantar de los insectos y de las lechuzas. Evocaciones de olor a campo,  de frutos, a antiguo, a café con leche y pan dulce; recuerdos a los que la narración de la autora me transportaron y de seguro te transportarán, aunque no los hayas vivido, te harán recrearlos en tu corazón. Novela, situada en la hacienda La Amistad, y ambientada en el año de 1910 en Linares, México. La reforma agraria está presente como de fondo, y la trama principal gira en torno a una familia: los Morales.

panal de abejas

Sofía Segovia hace uso del realismo mágico en varios momentos de la novela y es lo que hace que ésta sea evocadora y nostálgica. Es un realismo mágico distinto al de Juan Rulfo, aunque puede llegar a recordarnos a Isabel Allende o a Gabriel García Márquez. El personaje principal llamado Simonopio, no habla, pero escucha lo que los demás no pueden oír, él, tiene una manera muy particular de comunicarse, principalmente con las abejas, que son sus aliadas. La narración gira en torno a dos voces, una tercera persona que guía la trama, y la voz del hijo menor de los Morales, que enlaza el presente con el pasado, evocando sus recuerdos.

Simonopio llegó a la familia Morales una mañana de octubre, gracias a la nana Reja. Ella después de años de haber sido nodriza de la familia, por su avanzada edad, se la vivía en una mecedora. Sin embargo una mañana desapareció, para ser encontrada tirada en el campo, con dos bultos en los brazos: uno era un panal de abejas y otro era Simonopio, que para susto de los peones había nacido con labio leporino.

naranjas y abejas

La familia Morales, formada por Francisco y Beatriz, sus hijas y el hijo menor, adoptan a Simonopio, sin saber que sus vidas cambiará para siempre. Ya que Simonopio es un niño “mágico” por así decirlo, que se la vive rodeado de naranjas y abejas. Todos llegan a acostumbrarse a la dulce visita de sus amigas, que llegarán a salvarlos de algunas tragedias, y vivirán juntos diferentes situaciones de la vida. Ésta trama es la que te motivará a terminar el libro y querer seguir leyendo más sobre abejas y miel.

Porque el murmullo de las abejas es real para Simonopio y las abejas le susurran secretos que sólo él puede entender. Una historia que recomiendo ampliamente, ya que es una lectura fácil de llevar, y que te deja con olores puros de campo, así como de lugares repletos de sueños e historias.

sofia segovia