Primero me gustaría empezar por reflexionar sobre el título del presente libro: “Lo dulce y lo amargo de la palabra”: la composición de palabras dulces te transmiten una historia agradable y suave, y cuando las lees te dejan el espíritu en paz, con sensación de alegría o regocijo.  Pero también hay palabras amargas, que te dejan con sabor agrio, todo lo contrario a lo dulce, e incluso una historia amarga, te deja con sensación de disgusto o de aflicción. En este libro, que esta compuesto por una serie de 28 cuentos de 15 autores, podemos encontrar ambas composiciones de palabras y que se lograra eso para mí fue un gran gusto. Ya que el trabajo de un escritor es que logre transmitir en una sola historia o en un solo cuento ambas sensaciones de dulzura o amargura, que nos conmueva y toque el corazón. El encuentro de ambos sentimientos, significa una explosión de ideas, de imágenes, símbolos y sobre todo de riqueza en la trama. Esta riqueza te invita a pensar sobre la vida, el amor, la felicidad, las relaciones, la muerte y la tragedia.

El día de hoy les compartiré algunos de los comentarios que tuve la oportunidad de dar en la presentación del presente libro. Dicha presentación se llevó a cabo en el Museo de las Artes Populares de Jalisco; fuí invitada junto con dos compañeros más por la maestra Yolanda Zamora, también escritora de algunos cuentos que aparecen en este libro.

1. Empezaré por un cuento de mi maestra titulado:

“Voy pasando por tu casa y te mando un beso…” de Yolanda Zamora

Leerlo me encantó desde el principio hasta el impactante final. La trama gira alrededor de una pareja: María y Javier.  La única vez que estuvieron juntos físicamente, fue cuando se conocieron en la barranca a la orilla de un arroyo, en un hermoso día de campo, él le compartió su pasión por los insectos y le regaló una hermosa chicharra. “De ese mágico encuentro nació una relación muy peculiar.” Ya que mantuvieron una relación virtual, hablaban y platicaban únicamente por teléfono y con la imaginación, sus reuniones eran debajo de la luz de la luna. “Era la luna su lugar de encuentro” y debajo de la misma luz ambos platicaban en sus respectivas casas.

Luna-llena

Un cuento que aparte de llevarnos al encuentro de la luna, nos lleva como los enamorados a admirar la belleza de las campamochas, buganvilias y de los colibríes. Los enamorados no sentían necesidad de verse de frente, como si el hechizo se fuera a romper. Ella pasaba por su casa y le mandaba un mensaje recordándolo y él le respondía de la misma manera. Pero no todo podía ser miel en esta soñadora historia, sino que una noche de eclipse sucede algo inesperado, un “demonio-motor”, de esos que habitan las ciudades y las llenan de rugidos intoxicantes, hace su aparición en esta historia, justo cuando María iba al encuentro de Javier a través de la Luna anaranjada. Un desenlace sorprendente que espero puedan leer.

buganvilia

 

2. Ahora les presento un cuento que habla de un tema que hay que reflexionar, titulado:

“El hoyo de las agujas” de Gabriel Velasco

La historia gira alrededor de un niño llamado Luis que nació en el seno de una familia de toreros, su profesor es quién nos narra la historia, y dice que con frecuencia escuchaba al padre de Luis  recitarle un discurso que iba así:

“Eres hijo, sobrino y nieto de matadores; te anteceden cuatro generaciones de ganaderos de reses de lidia; en tus fantasías –por fuerza – embisten astados navarros, también andaluces y de Atenco y de La Pinta y de Piedras Negras; tus oídos están llenos de las voces de Verduguillo y Juan de Marchena; forman tu cuerpo rejones, monteras, trajes de luces. Vienes de mí ¡naciste torero!”

Luis sabía que su destino era formar parte de ese mundo y se sabía de memoria las faenas más famosas, sin embargo su simpatía por los toros superaba la obligación impuesta por su padre. Este cuento me hizo y nos invita a reflexionar sobre el tema de la tauromaquia, un tema muy controversial, porque por un lado tenemos la tradición, la cual surgió en España en el siglo XII, en la que la tauromaquia por muchos es vista como un arte de lidiar toros, yo he estado en ellas, y he sentido la pasión con la que los toreros realizan su faena;  pero en contra posición tenemos los que no están de acuerdo con ella, como el niño Luis que no quería hacer sufrir a los toros.

toro

Luis, como algunos de nosotros se preguntó: ¿Es que no ven las lágrimas del toro?, y a la hora de estar frente a su torete para cumplir el sueño del padre, le dijo a su maestro:  “un juego entre camaradas, profesor, el toro y yo nos entendemos”, la inocencia del ahora adolescente seguía turbada igual que cuando era niño,  en tener que quitarle la vida a un toro que más que verlo como su enemigo lo veía como su amigo,  así que finalmente  llegó el día en que tuvo que decidir matar a su camarada o ser matado.

3. Pasando del tema de la tauromaquia, ahora les platicaré de un cuento sobre la necesidad de cuidar el amor, llamado:

“Un poquito de ti” de Sylvia O. Glez

Al principio, no se tiene bien claro de quién es el personaje de esta historia, y eso me encantó, el ir descubriendo a lo largo del cuento quién nos narra esta historia de amor y desamor. Sobre  las relaciones, que si nos las riegas, es decir, si no le dedicas el tiempo que le tiene que dedicar, se secan como una planta y la relación muere, no sólo las relaciones de amor, también las de la amistad, las familiares y todos los aspectos de nuestra vida. Les dejo de tarea descubrir quién reclama la falta de atención.

macetas

4. Y hablando de relaciones amorosas pasamos a una muy distinta que está en el cuento:

“El cazador cazado” de Elsa Levy

El narrador es el protagonista de esta historia y me encantó su manera de describir y contar los sucesos, en especial cuando su conciencia es quien le responde y le recuerda momentos. Él es un ingeniero mecánico que debido a su trabajo viaja mucho, (hasta ahí todo normal), pero resulta que aunque este casado y tenga hijos, pues él  continúa sus amoríos con quien puede a lo largo de cada ciudad a la que visita (hasta ahí todo “un poco” fuera de lo normal), eso sí, sin enamorarse de ninguna de sus conquistas. Él no se considera infiel, ya que dice que a su esposa la respeta y la cuida como una hermana.

Sin meterme en asuntos de moral ni generalizar, es bien sabido que algunas parejas pasan por esto, y buscan experimentar la novedad y excitación del momento,  pero sin querer perder la comodidad que una familia le proporciona. El punto es que en uno de sus viajes a Houston conoció a una mujer en la parada de taxi, por invitación de ella acaban en su departamento viviendo una aventura amorosa que duró tres noches, y en el día él quedaba encerrado por un misterio aún no develado. Al no saber el nombre de la mujer la bautizo como Rubí, por un collar que siempre traía puesto, pasada la tercera noche pudo abandonar el departamento para regresar a su cuidad. Después de un tiempo volvió  a Houston a buscarla ya que no podía dejar de pensar en ella ni en los momentos que pasaron juntos. Ahí fue donde el cuento me sorprendió, ya que no sabía que esperar del final, que cambia toda tu concepción del mismo, en donde el realismo mágico se hizo presente.

5. Ahora cambiando un poco de tema, pasaremos a un cuento titulado:

“El dulce aprecio de lo salado” de Victor Solis

Leer este cuento fue un deleite para todos mis sentidos, porque me transportó a un pequeño pueblo, llamado Zacoalco, así como a la forma de vida de sus habitantes, sus costumbres y su manera de ver la vida y en cómo les incomodaba los que llegan de fuera, a querer cambiar todo e incluso postularse para presidentes. Pero hubo uno que llegó de fuera que fue muy diferente y se ganó el respeto del barrio: Don Juan Manuel.  Él se involucró en las actividades del pueblo todo lo que pudo, sin llegar a ser entrometido en lo que no le correspondía.

Decía que había tramitado la credencial de elector para únicamente los trámites de su pensión y cito: “por que Chalío, uno es del lugar de donde tiene sus muertos”. Y parece que de tanto cariño que le tuvo al pueblo logró hacerse de ahí, ya que pudo hacer un funeral en el pueblo de un “pariente”,  el “único familiar” con el que contaba en la vida y todos lo acompañaron al mismo. Nadie sabía a quien velaban y tampoco preguntaron,  pero acompañaban a Don Juan Manuel, sin saber que a quien realmente estaban velando era alguien más que un pariente para él y más que un difunto para los vecinos del barrio.

pueblos_magicos_mundo_26

6. Hablando pueblos y sus habitantes, tenemos el cuento:

“Alas de mosca”, de María Fernanda Sánchez

Un cuento que nos narra la historia con palabras dulces, pero también con palabras amargas. Dulces porque nos encontramos con la inocencia de un niño llamado Muibú, quien era ajeno a la amargura de su concepción y que por lo tanto desconocía quién era su padre, vivía felizmente con su madre en un jacal, ella  vendía mermelada y Maibú le ayudaba a recoger guayabas.  Su diversión era juntar montoncitos de moscas y desprenderles las alas para juntarlas en un frasco, ya que esperaba algún día despertar y encontrar las suyas.

mosca

Pero un día pasó lo inimaginable y la amargura llegó a la vida de Zdaná provocada por quien anteriormente había provocado amargura. Ese fatídico día la madre de Maibú después de buscarlo lo encontró, pero “De no ser por el mosquerío, ella no habría encontrado el cuerpo”. Un cuento que nos hace recordar que en la vida todos tenemos alas y conciencia como dice la autora “María Fernanda”, pero hay personas que las pierden en el camino junto con todo lo bueno que tienen en el interior, busquemos nuestras alas para hacer de este un mundo mejor.

Reflexiones finales:

Como pudieron ver los cuentos que leí y les compartí son de temas muy variados y para mí cada uno dejó su huella. Cada cuento que leí me hizo cavilar sobre distintos temas, como la necesidad de amor, el engaño, la tauromaquia, el fin de la inocencia, la tradición y la muerte. Me pareció emocionante la riqueza de palabras dulces y amargas que encontré en cada uno de los cuentos, la variación de tramas y leer cada uno de ellos provocó en mí un gusto inimaginable. ¡Espero les guste!

 

Presentación del libro Lo dulce y lo amargo de la palabrqa

Foto tomada en la presentación del presente libro, en el maravilloso Museo de las Artes Populares de Jalisco.

Advertisements

3 thoughts on “Lo Dulce y lo Amargo de la Palabra

  1. Magnífico trabajo Andreu. Tus comentarios y capacidad de análisis y de síntesis, elegantes y precisos. Felicidades 🎉 Esperamos la próxima entrada con emoción. Saludos 😎

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s